Oct 2, 2023
Alternativas tecnológicas. Baterías reales vs. virtuales para fomentar el autoconsumo residencial
¿Cuál es la mejor alternativa? Alejandro Díaz González, consultor de energías renovables y CEO de Energy Green Data quien comparte su análisis y reflexiona sobre los factores que se deben tener en cuenta para elegir la mejor opción.

El autoconsumo energético en España está en auge; sin embargo, en el segmento residencial se está observando una considerable reducción del interés, en comparación con años anteriores y las causas de ello lo explican Jon Macías, de APPA Renovables y Javier Fernández-Font Pérez, Director general en Alusín Solar en el siguiente artículo: «La reducción del segmento residencial del autoconsumo no frenará el avance en los objetivos hacia 2030».

En este contexto, los consultores de energía ponen a debate nuevamente si las baterías virtuales que ofrecen las comercializadoras de energía pueden lograr mayores beneficios para los consumidores que las baterías reales de almacenamiento de energía.

Para debatirlo, Energía Estratégica España entrevista a Alejandro Díaz González, consultor de energías renovables y CEO de Energy Green Data quien comparte su análisis y reflexiona sobre los factores que se deben tener en cuenta para elegir la mejor opción.

Este enfoque innovador no solo responde a la creciente demanda de flexibilidad y eficiencia en el autoconsumo, sino que también refleja una adaptación de las comercializadoras a un mercado energético en constante evolución.

Endesa y Naturgy fueron las últimas en ofrecer esta alternativa y se sumaron a otras grandes como Iberdrola o Repsol. No obstante, fueron las comercializadoras independientes, como HolaluzPróxima EnergíaAlterna Solar, las que dieron los primeros pasos.

¿Qué son las baterías virtuales?

Las baterías virtuales no son dispositivos físicos de almacenamiento de energía, sino un servicio financiero que las comercializadoras de electricidad brindan a sus clientes.

Este servicio se centra en la gestión económica de los excedentes generados por instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo.

En lugar de almacenar físicamente esta energía sobrante, la comercializadora la utiliza para compensar el consumo de otro cliente, generando así un beneficio económico.

Este beneficio suele traducirse en descuentos en las facturas del cliente que produce el excedente. Por eso a este servicio se le pueden dar diferentes nombres, tales como «bolsillo solar» o «batería virtual», entre otros.

¿Por qué son tan convenientes para las comercializadoras?

Las baterías virtuales ofrecen a las comercializadoras una forma de financiación sin coste y anticipada al permitirles reducir la cantidad de energía que necesitan adquirir en el mercado para su cartera de clientes.

Diariamente, las comercializadoras compran energía por adelantado para sus clientes.

Sin embargo, gracias a los excedentes gestionados a través de las baterías virtuales (aportados por instalaciones de autoconsumo) las comercializadoras pueden disminuir la cantidad de energía que tienen que comprar generando un saldo positivo a su favor

¿Qué beneficios trae al consumidor final?

Al consumidor final, las baterías virtuales le ofrecen la oportunidad de monetizar la energía que genera pero no consume.

Es importante destacar que el valor de esta energía excedente es siempre inferior al de la energía consumida directamente, debido a los costes de gestión asociados.

Por tanto, la estrategia más rentable para el consumidor es maximizar el autoconsumo de su energía producida y evitar sobredimensionar las instalaciones.

¿Cuál solución cree que sea la más conveniente?

Son soluciones complementarias. Las baterías físicas intervienen directamente en la red, permitiendo una gestión más eficiente de la energía y ajustando la producción al consumo.

En cambio, las baterías virtuales se centran en la gestión financiera de los excedentes, traduciendo en términos económicos la energía que no se consume físicamente en las instalaciones.

¿Cuál es el retorno de la inversión promedio?

Cada caso es particular. En el contexto de las baterías virtuales, no existe inversión inicial pero es crucial que los costes de gestión no superen los beneficios obtenidos.

Por otro lado, las baterías físicas requieren una inversión inicial, y su período de recuperación dependerá del tipo de instalación y del patrón de consumo del usuario.

¿Qué ventajas aporta cada una a los objetivos de sumar mayor compromiso y participación social a la transición energética?

Desde mi punto de vista, en este apartado sólo aplicarían las baterías físicas porque su existencia implica la mejora en la eficiencia de la gestión energética.

Al estabilizar la demanda, no solo se mejora la eficiencia energética, sino que también se alivian las tensiones en la red y se incrementa la capacidad de gestión que tenemos sobre ella.

Esto favorece la implementación de estrategias energéticas a largo plazo, como las relacionadas con la movilidad eléctrica, las comunidades energéticas y los agregadores de demanda.

¿Qué aspectos destacarías en cuanto al almacenamiento energético como retos, necesidades y oportunidades dentro del mercado español?

El principal reto es la necesidad de implementar sistemas de almacenamiento a gran escala dada la intermitencia de fuentes renovables, como la solar o eólica, que demandan soluciones que garanticen la disponibilidad energética en todo momento.

La incorporación de sistemas de almacenamiento es crucial para equilibrar la relación oferta-demanda, evitando sobrecargas o déficits en la red pero, además, es imperativo contar con infraestructuras de evacuación adecuadas a nivel nacional y con suficientes redes de interconexión con Europa ya que son esenciales para garantizar un flujo energético constante y eficiente, adaptándose a las necesidades cambiantes del mercado energético.

España, debido a su ubicación geográfica y condiciones climáticas, posee un enorme potencial en energías renovables.

Con la correcta infraestructura de almacenamiento y una adecuada red de evacuación e interconexión, el país puede aprovechar este potencial, no solo para satisfacer la demanda interna, sino también para convertirse en un exportador neto de energía limpia.

"