Oct 2, 2023
Claves para equilibrar las transacciones del mercado eléctrico centroamericano
Destacan el potencial de la integración regional y armonización de regulación entre países para agilizar el mercado de contratos de energía eléctrica.

Delwing Ajquejay, jefe de Mercado Internacional en CMI-Corporación Multi Inversiones, brindó una conferencia magistral denominada «Oportunidades en el Mercado Eléctrico Regional», en el marco del evento «Tendencias hacia un nuevo modelo energético«

Allí, planteó una pregunta crucial: ¿necesitamos más inversiones regionales para garantizar un flujo constante de energía? La respuesta fue sí, pero no sería lo único.

“Hoy en día hablamos de una línea SIEPAC de un solo circuito, podríamos pensar en un segundo circuito y de hecho; el mercado regional lo ha pensado. Sin embargo antes de invertir, creo que hay mucho camino que recorrer en cuanto a mejorar en todas las áreas que de pronto no han permitido que el mercado eléctrico regional pueda ser más eficiente”, observó Delwing Ajquejay.

A partir de su análisis de la evolución de las compras y ventas de energía por país, se revelaron oportunidades interesantes y se planteó la cuestión de que no sólo más infraestructura haría falta sino que además una mayor diversificación de la matriz energética podría llevar a un mayor equilibrio en el mercado.

Según repasó Ajquejay el mercado eléctrico regional se basa en dos formas principales de comercio: el mercado de oportunidad y el mercado de contratos. En resumidas cuentas, el primero se basa en precios nodales que llevan implícito los costos marginales que tiene cada uno de los países y permite a los exportadores buscar precios más altos y a los importadores buscar la energía más económica posible, mientras que el segundo busca mitigar el riesgo de fluctuaciones de precios nodales a través de acuerdos con contrapartes en cada uno de los países miembros del MER.

En este contexto, Guatemala no sólo podría seguir ampliando sus transacciones en el mercado regional -a menos de que en esta década hagan efectiva su retirada del mismo- sino que además continuaría aprovechando y potenciando la interconexión México-Guatemala, incrementando la cantidad y magnitud de transacciones, lo cual promoverá la diversificación de la matriz energética reduciendo la dependencia de combustibles caros.

También se abriría una puerta muy grande en el caso de que se propicie la interconexión Panamá-Colombia; la cual -si bien, hoy parece un sueño- podría proporcionar tal estabilidad entre Centroamérica y Sudamérica que justificaría los altos niveles de inversión requeridos.

“Pensar en una infraestructura que vaya creciendo brindaría una mayor estabilidad a todos nuestros sistemas (…) además de una armonización de los marcos regulatorios de cada uno de los países que permitan tener operaciones entre cada uno de los agentes”, subrayó.

Por ello, en términos de futuro, Ajquejay destacó la importancia  de la inversión en redes y la compatibilidad de la regulación eléctrica en la región, de modo que propicien la liberalización de los mercados y la ampliación de las interconexiones como pasos cruciales hacia un mercado eléctrico regional más eficiente y sostenible.

"